.

Energía

Una de las termosolares más prometedoras está al borde del cierre en solo dos años

La central de energía Ivanpah, que costó 2.000 millones de euros y contaba con el apoyo de Google, ha producido menos de lo que esperaba y ahora solo tiene un año para ponerse a la altura o cerrar

  • por Richard Martin | traducido por Carmen Rus
  • 24 Marzo, 2016

Uno de los proyectos de energía solar más ambiciosos del planeta está en apuros. La instalación de 2.200 millones de dólares (casi 2.000 millones de euros) de energía solar de concentración (o termosolar) Ivanpah se ha quedado muy por debajo de sus expectativas de generación energética. Por ello, ahora dispone de un plazo de un año para ponerse en buena forma si no quiere verse forzada a cerrar sus puertas.

La Comisión de Materias Primas Públicas de California (EEUU) concedió una prórroga a la central el jueves, evitando que se declarara un incumplimiento de contrato en sus acuerdos con Pacific Gas & Electric y Southern California Edison.

Sin embargo, pese a haber sido anunciada a bombo y platillo por BrightSource Energy, NRG Energy y Google, Ivanpah ha recibido constantes críticas por parte de los activistas medioambientales desde que empezó a construirse. La central utiliza miles de espejos para concentrar la energía solar y calentar agua con el fin de producir vapor y generar electricidad. No obstante, desde que se activó en 2014, la energía que ha producido ha resultado mucho más cara que la electricidad de las centrales solares que producen energía a partir de células fotovoltaicas, por no hablar de la diferencia que ostentan sus resultados con los que ofrece la energía del gas natural.

En su momento fue considerada una sofisticada rival para la energía solar fotovoltaica, pero en los últimos años la energía solar de concentración ha ido perdiendo adeptos a medida que descendía el coste de los paneles fotovoltaicos. El pasado año, BrightSource cancelaba sus planes de abrir una central de energía solar concentrada en Inyo County (California).

Aun así, la energía solar de concentración tiene una ventaja clave frente a la fotovoltaica: unida a sistemas de almacenamiento energético como los depósitos de sales fundidas de alta temperatura, es capaz de generar energía incluso cuando no brilla el Sol. Un estudio de 2013 del Laboratorio Nacional de Energías Renovables (NREL, por sus siglas en inglés) concluyó que en el año 2020 el valor del megavatio-hora de la energía solar de concentración combinada con el almacenamiento térmico podría resultar entre 32 y 40 dólares (entre unos 28 y 25 euros) más caro que el de una central fotovoltaica. SolarReserve, rival de BrightSource, está construyendo en Nevada (EEUU) una central de energía solar de concentración de 110 megavatios que incluye almacenamiento de sales fundidas, y otra muy similar en Sudáfrica.

(Para saber más: Arranca la termosolar más grande del mundo mientras la industria cuestiona la tecnología)

Energía

  1. Los riesgos de minar el mayor depósito de telurio del mundo podrían superar a sus beneficios

    Este elemento, presente en las células fotovoltaicas más eficientes, podría dar un impulso a las energías renovables. Pero extraerlo del fondo del mar podría tener graves consecuencias medioambientales. ¿Qué compensa más?

  2. Manipular el clima: una medida desesperada para salvarnos del cambio climático

    Muchos investigadores que durante años criticaron la geoingeniería empiezan a defenderla como única herramienta capaz de evitar las terribles proyecciones climáticas, a pesar de que la idea es un mar de riesgos y preguntas sin respuesta

  3. Este aparato extrae litros de agua del aire y sólo necesita luz solar para funcionar

    El dispositivo, que en cada gramo presenta una superficie equivalente a un campo de fútbol, es capaz de aprovechar la humedad ambiental para sacar varios litros de agua cada día incluso en condiciones prácticamente desérticas