.

Camión circulando por una autopista electrificada en Suecia

Energía

Diseñando la ciudad que necesita el transporte del futuro

1

Los coches eléctricos y autónomos están cada vez más cerca, pero antes, será necesario que las urbes se transformen para ofrecerles energía e información. Puntos de recarga rápida, vías inteligentes y sistemas de tráfico conectado son algunos de los elementos clave

  • por M. C. | traducido por
  • 25 Agosto, 2017

Si el asfalto sembró las calles a principios del siglo XX para facilitar el tránsito a los vehículos de combustión, otras reformas serán necesarias para aprovechar todas las ventajas de los nuevos medios de transporte que se avecinan. Los vehículos autónomos y eléctricos ya empiezan a circular por el mundo. Sin embargo, mientras ambos siguen mejorando sus propias tecnologías, la sociedad, las ciudades y sus carreteras también deben empezar a adaptarse al reto del transporte del mañana.

Uno de los mayores frenos para la expansión del vehículo eléctrico es su autonomía, todavía inferior a la de un coche de gasolina, lo que obliga a recargarlas con mayor frecuencia y dificulta los trayectos largos. La instalación de electrolineras a un nivel similar al que se encuentran las gasolineras por el mundo ayudaría a superar esta brecha. Pero hay otro enfoque que podría aumentar la autonomía y reducir el tiempo de carga: que sea la propia vía la que suministre la electricidad al vehículo mientras este circula.

Esta es la apuesta de Siemens. Bautizada como eHighway, la compañía propone tender catenarias por encima de las carreteras y adaptar la forma de abastecimiento que utilizan, por ejemplo, los trolebuses. Según esta idea, pensada para rutas que conecten puntos logísticos clave en el transporte de mercancías, los camiones eléctricos o híbridos podrían enchufarse a la catenaria y recargar sus baterías mientras circulan por la vía. El concepto lleva en pruebas un año en un tramo de autopista en Suecia gracias a un acuerdo con el Gobierno del país escandinavo y el fabricante de camiones Scania. También se estudiará su viabilidad en California (EEUU), donde Siemens piensa que eHighway tendrá un gran impacto en el transporte de mercancías desde los puertos hasta los ferrocarriles cercanos.

Otra opción para recargar el coche desde la propia vía es la carga por inducción magnética. Con esta tecnología, una corriente eléctrica pasaría por una bobina instalada en la carretera que generaría un campo electromagnético, el cual, genera su propia corriente eléctrica que se puede transmitir a un dispositivo cercano, en este caso, el vehículo. Pero aunque la estrategia funciona bastante para objetos inmóviles, como un teléfono que se recarga, todavía tiene retos que superar para recargar elementos en movimiento.

El proyecto FABRIC, con financiación de la Comisión Europea e integrado, entre otros, por el fabricante de chips Qualcomm y el de automóviles Renault, ha conseguido cargar vehículos que circulen a la velocidad propia de una autopista en su pista de pruebas cerca de París (Francia). Y la start-up israelí ElectRoad ha llegado a un acuerdo con su Gobierno para probar su propia versión de la tecnología en un tramo de una ruta de autobús en Tel Aviv (Israel).

Ciudades que hablan

Hasta el 15% de los coches vendidos en 2030 serán completamente autónomos y más de la mitad de todos los que se vendan tendrá algún grado de automatización, según un estudio de la consultora McKinsey sobre el futuro del transporte. Fabricantes como Tesla, Audi y BMW (incluso Apple y Google) trabajan en perfeccionar sus modelos para que los coches sean capaces de percibir lo que pasa a su alrededor y reaccionar frente a las situaciones imprevistas. Pero además de las tecnologías que dan ojos y cerebros a los coches para que conduzcan solos, las ciudades también deben adaptarse al desafío de la conducción autónoma.

Para que un vehículo autónomo resulte plenamente útil debe saber cosas como en qué condiciones está el tráfico, si hay situaciones meteorológicas peligrosas y si la ruta que pretende seguir sufre alguna incidencia. "Es conveniente contar con una serie de ayudas en la infraestructura viaria, especialmente en entornos complejos como puede ser una ciudad, que ayude en la toma de decisiones", afirma el director de la división de Industria y Transporte de Tecnalia, Agustín Sáenz.

El elemento clave para ello serían los sensores que, instalados en estaciones meteorológicas, semáforos y otros elementos de la ciudad, podrían enviar información al vehículo en tiempo real para ayudarle en la toma de decisiones. "Cada vez es menos necesario que el entorno sea inteligente", afirma Sáenz, "pero que lo sea aportará servicios de valor añadido". Radiobalizas en las farolas podrían suministrar información de interés para los ocupantes del vehículo, pero también podría darse la relación inversa, que la comunicación de los vehículos con las farolas ayudase a regular su potencia de iluminación, por ejemplo.

Foto: "La ciudad está usando tecnología para mejorar la seguridad del tráfico", anuncia un cartel del Ayuntamiento de Boston. Crédito: Mr. Tech

Un prototipo de lo que podría llegar a ser una ciudad en comunicación constante con los vehículos es el proyecto de intersección inteligente de Boston (EEUU). Entre 2015 y 2016, 16 peatones y ciclistas resultaron heridos de gravedad y otro ciclista murió tras chocar con un camión en el mismo cruce. Así que el Ayuntamiento se ha aliado con la compañía telefónica Verizon para equipar la intersección con 50 cámaras y sensores y con un software que analiza los datos para entender el funcionamiento del tráfico, prever incidentes y diseñar soluciones.

Poco a poco, no sólo los accidentes podrían convertirse en un mal recuerdo, sino también los atascos: a medida que  aumente el número de coches autónomos, su mejor habilidad para interpretar el tráfico también hará desaparecer los comportamientos que generan las retenciones. Perder el tiempo buscando aparcamiento será cosa del pasado cuando el coche sea capaz de buscarlo por sí mismo y volver a por su dueño cuando este lo solicite a través del móvil. Esto abre la puerta a otro cambio en la infraestructura de la ciudad, ya que eliminar la necesidad humana de aparcar favorecería la desaparición de las zonas de aparcamiento en el centro de las ciudades. En este escenario, estos espacios podrían recuperarse para otros usos como ampliar el espacio peatonal y crear carriles para autobuses y bicicletas.

Los vehículos del futuro están cada vez más cerca, así que ahora llega el turno de las ciudades para adaptarse a las mejoras de movilidad que la tecnología les ofrece. Y si el asfalto fue el elemento dominante en el siglo XX, el XXI estará dominado por la tecnología.

*Este artículo fue publicado originalmente en el Blog de Innovación de Sacyr el 21/08/2017

Energía

  1. En busca del agua inteligente que sacie la sed del mundo

    Los sensores, la inteligencia artificial y el 'big data' ya están empezando a usarse para optimizar la gestión y distribución de los recursos hídricos del planeta. En 2025, estas tecnologías podrían ahorrar a las empresas hasta 63.000 millones de euros y reducir las fugas de agua hasta en un 50%

  2. Una nueva batería española podría conseguir el despliegue masivo de las energías renovables

    El nuevo diseño de celdas individuales y otras innovaciones de HydraRedox que permiten operarlas y monitorizarlas de forma independiente reducen los costes de inversión y operación y maximizan los potenciales ingresos de la batería

  3. Un material que envía calor al espacio intenta reinventar el aire acondicionado

    En edificios de nueva construcción, podría reducir el consumo de energía para refrigeración en hasta un 70% y cerca de un 21% en verano para las edificaciones existentes. Además del ahorro a largo plazo, la tecnología podría ser una gran aliada contra las emisiones de efecto invernadero