.

Cortesía de Vladimir Pletser | Imagen editada por MIT Technology Review

Negocios

Empleos 2.0: el entrenador de turistas espaciales que nunca llegó al espacio

1

Cada vez más empresas trabajan para llevar a particulares al espacio. Pero llegar hasta allí no es fácil, hace falta mucho entrenamiento. Así que Vladimir Pletser, quien fracasó tres veces a la hora de convertirse en astronauta, se ha reciclado para formar a los millonarios que puedan pagarlo

  • por Erin Winick | traducido por Ana Milutinovic
  • 14 Diciembre, 2018

Viajar al espacio no es como irse de vacaciones. Para llegar allí es necesario hacer un un serio trabajo de preparación previo, incluso para los pasajeros que puedan permitirse viajar en bussiness.

SpaceX, Blue Origin y Virgin Galactic prometen empezar a hacer viajes comerciales al espacio dentro de los próximos cinco años. En septiembre, SpaceX anunció que su primer cliente privado volará alrededor de la Luna en 2023. El fundador de Blue Origin, Jeff Bezos, ha dicho que sus primeros turistas espaciales aparecerán el año que viene. Y el fundador de Virgin Galactic, Richard Branson, afirmó recientemente que su compañía enviaría a gente al espacio antes de 2019. Mientras tanto, la Agencia Espacial Rusa ya ha llevado al espacio a varios particulares que han pagado los viajes de su propio bolsillo.

Cada vez parece más probable que un mayor número de personas van a empezar a viajar al espacio dentro de poco. No es de extrañar que haya tantas empresas que han visto una gran oportunidad de negocio en este mercado: ofrecer servicios para ayudar a los astronautas a prepararse para el lanzamiento.

El director de Operaciones de Entrenamiento Espacial en la start-up Blue Abyss (Reino Unido), Vladimir Pletser, es una de las personas que se está beneficiando del auge de la industria del turismo espacial. Su compañía está recaudando dinero para construir instalaciones para formar a los astronautas del Gobierno de su país. Pero también espera usarlas para preparar a lo que él denomina astronautas ciudadanos. Plester considera que el término "'turista espacial' es un poco peyorativo". Considera que "incluso un particular que volara al espacio sería entrenado, se convertiría en un verdadero astronauta y tendría algo que hacer durante el vuelo.  Participaría en la operación".

Foto: Pletser buscando e instalando una carga útil simulada durante una sesión de entrenamiento en el centro de entrenamiento de flotabilidad neutral del Centro Europeo de Astronautas en Colonia, Alemania.

En sus instalaciones, les enseñará a moverse en gravedad cero, a realizar experimentos simples y hacer ejercicio en el espacio para viajes más largos. Los astronautas ciudadanos de Pletser se sumergirán en piscinas para practicar el movimiento en gravedad cero o la de la Luna, se sentarán en centrifugadoras que simulan las fuerzas G y realizarán vuelos que ofrecen una experiencia de microgravedad, similar al entrenamiento de algunos de los astronautas de su Gobierno.

Pletser durante su examen médico de 1995 en la Clínica de vuelos espaciales durante la selección para la misión Spacelab.

Foto: Pletser durante su examen médico de 1995 en la Clínica de Vuelos Espaciales durante la selección para la misión Spacelab. Créditos: NASA

Aunque hay que reconocer que hay un poco de teatro en todo esto. Pletser cree que parte del negocio de Blue Abyss provendrá de personas que paguen billetes multimillonarios para una "experiencia" de entrenamiento avanzado. Pero los entrenadores de astronautas en realidad serán necesarios para que incluso un viajero suborbital aprenda los procedimientos de emergencia, cómo moverse con seguridad y cómo funcionará cualquier experimento que se realice en microgravedad. Además, Blue Abyss no es la única empresa que ha empezado a contratar a entrenadores de astronautas. El Centro Nacional de Capacitación e Investigación Aeroespacial de EE. UU. ofrece programas de entrenamiento espacial y suborbital aprobados por la Administración Federal de Aviación (FAA).

Entonces, ¿qué habilidades y certificaciones necesitaría una persona para viajar al espacio? Pletser decidió entrenarse a sí mismo.

El responsable no es ajeno a la formación de astronautas y a su competitivo proceso competitivo de selección. Se convirtió en candidato a astronauta por primera por Bélgica en 1991, pero no superó la final del proceso de selección de la Agencia Espacial Europea. Luego se presentó para ser especialista en carga útil de la NASA en 1992 pero, una vez más, no tuvo suerte. En 1995 llegó un poco más lejos, cuando Bélgica le presentó como candidato para una misión en el transbordador Spacelab y pasó la inspección médica. Sin embargo, después de dos meses de entrenamiento, volvió a pasar lo mismo por tercera vez: le dijeron que no subiría a bordo del transbordador espacial.

Pletser realiza una serie de experimentos durante un vuelo parabólico en un planeador sobre Europa.

Foto: Pletser durante una práctica de una serie de experimentos de vuelo parabólico en un planeador sobre Europa. Créditos: Vladimir Pletser.

Poco después de esa decepción, decidió aprovechar lo que había aprendido de estas experiencias y trabajar para ayudar a preparar a otros para viajar al espacio. Pletser explica: "Tengo antecedentes de ambos lados: he recibido entrenamiento y lo he dado. Sé cómo hablar con los astronautas, con los de la NASA, de la ESA o con los cosmonautas rusos, y me anticipo las necesidades".

Aunque nunca ha llegado a subir al espacio, ha pasado más de 39 horas en gravedad cero. Antes de unirse a Blue Abyss, ya tenía más de 30 años de experiencia en la investigación para la Agencia Espacial Europea en los vuelos parabólicos que simulan la microgravedad. Ha volado más de 7.300 parábolas en 12 aviones, un récord mundial de Guinness. Así que decidió aprovechar toda su experiencia para diseñar el programa de entrenamiento de vuelo de Blue Abyss.

La trayectoria profesional de Pletser obviamente es única. Al igual que no hay una sola ruta para convertirse en astronauta, él cree que habrá múltiples caminos para convertirse en un entrenador de astronautas en el futuro. El emprendedor afirma: "[Ser un entrenador de astronautas] ni siquiera podría ser una carrera de tiempo completo. Uno puede hacerlo durante un tiempo y luego volver a un trabajo anterior, posiblemente en la investigación espacial".

Foto:Vladimir Pletser.

Ni siquiera él quiere pasar el resto de sus días preparando a otros para que vayan en el viaje de su vida, y concluye: "La gente me pregunta a menudo: '¿Has estado en el espacio?' Y siempre respondo: 'No, todavía no'".  

Negocios

Los avances tecnológicos están cambiando la economía y proporcionando nuevas oportunidades en muchas industrias.

  1. La importancia de usar la IA en el ejército sin aplicarla a las armas

    Las Fuerzas Armadas de EE. UU. lanzarán junto al MIT una incubadora de inteligencia artificial para desarrollar tecnologías que sirvan al "bien público" y que optimicen el día a día del organismo. Para evitar polémicas, ambas entidades afirman que no trabajarán en aplicaciones armamentísticas

  2. La polémica política, ética y comercial del reconocimiento facial

    El Gobierno de San Francisco tiene prohibido usar esta tecnología, pero la norma no afecta a las compañías privadas, cuyos fines pueden ser igual de discriminatorios que los públicos. El debate, tanto a nivel ciudadano como usuario, está servido

  3. Cinco preguntas para saber si una IA es útil, eficaz y ética

    A medida que la inteligencia artificial penetra en la industria es necesario confirmar que los productos que ofrecen las empresas son válidos y de calidad. Para averiguarlo, le ofrecemos una guía con cinco preguntas