.

Christopher Furlong/Getty Images

Energía

Cambio climático: ricos más ricos y pobres más pobres desde 1961

1

Un nuevo informe revela que el calentamiento global lleva décadas aumentando la brecha económica. Aunque de momento los países más fríos se están salvando, a medida que la temperatura siga aumentando, sus efectos negativos reducirán la productividad en todo el planeta 

  • por James Temple | traducido por Ana Milutinovic
  • 09 Mayo, 2019

Numerosos estudios han predicho que los países pobres serán los que sufran los peores efectos del cambio climático. (Ver: Los días más calurosos impulsarán la desigualdad global). Ahora, un nuevo análisis revela que este efecto ya lleva décadas activo.

Entre 1961 y 2010, el aumento de las temperaturas redujo el PIB per cápita de los países más pobres del mundo entre un 17 % y un 31 %, según un estudio publicado recientemente en la revista Proceedings of the National Academy of Sciences (PNAS). Este descenso, además, amplió la brecha de la producción económica entre los países pobres y ricos en un 25 % más de la que hubiera existido "en un mundo sin calentamiento global". Esto implica que el cambio climático ha frenado la reducción de la desigualdad durante este medio siglo.

Y para que ocurra todo esto solo ha hecho falta un aumento de la temperatura global de en torno a 1 °C. Así que cabe preguntarse qué pasará cuando empecemos a sufrir cambios aún peores. A partir de 2030, el planeta podría calentarse a 1,5 °C , y para finales de siglo, el aumento podría superar los 4 °C , según el Grupo Intergubernamental de Expertos sobre el Cambio Climático de Naciones Unidas.

Este incremento de la desigualdad se produce debido a que los países que sufren los peores efectos económicos son precisamente los que menos dióxido de carbono han emitido. Entre los 19 países más ricos donde las emisiones históricas divididas por la población actual superan las 300 toneladas, 14 de ellos se han beneficiado económicamente hasta el momento. Los investigadores de la Universidad de Stanford (EE. UU.) encontraron en su estudio que estos países experimentaron una media de UN 13 % más de producción económica por persona.

Los investigadores realizaron su estudio comparando las tasas de crecimiento económico durante el período de tiempo en cuestión con los resultados de los modelos que simulan un mundo que no se calentó en las últimas décadas, explica el científico del clima de Stanford Noah Diffenbaugh, quien fue coautor del documento junto a Marshall Burke.

Los países más pobres han sufrido efectos más severos, en parte, porque están ubicados en partes del mundo que ya son bastante calurosas de por sí, como África, el sur de Asia y América Central. En esos lugares, un aumento en las temperaturas puede reducir rápidamente la productividad laboral y los rendimientos agrícolas al tiempo que aumenta los niveles de violencia, delincuencia, suicidios, enfermedades y mortalidad. Estos efectos han sido identificados en muchos estudios, incluido el trabajo anterior de Burke (ver: Guerras: el efecto oculto del cambio climático). Además, esos mismos países no suelen tener dinero para invertir en herramientas, infraestructura y programas para abordar estos peligros.

Impacto económico del calentamiento global por países

Fuente: 'PNAS'

Por otro lado, un ligero calentamiento puede ayudar a los países más fríos a alcanzar el estado "óptimo empírico", en el que la productividad y los rendimientos de la agricultura aumentan. El aumento de temperaturas en Noruega, por ejemplo, probablemente aumentó el PIB per cápita en un 34 % frente al que hubiera experimentado en un mundo sin calentamiento global, mientras que el crecimiento del de la India fue un 31 % inferior al que hubiera experimentado sin calentamiento.

Esto no significa que los países más ricos se hayan salvado, por supuesto. Varias partes de EE. UU. ya están lidiando con fenómenos meteorológicos extremos cada vez más frecuentes y graves, y que se relacionan y mucho con el cambio climático, como los huracanes, las sequías y los incendios forestales. Muchos otros estudios concluyen que en las próximas décadas el calentamiento tendrá efectos devastadores en las economías de la mayoría de los países (aunque los más fríos, como Canadá y Rusia, podrían mejorar económicamente).

A medida que la resolución de los modelos climáticos mejora, cada vez está más claro que los efectos del cambio climático también variarán muchísimo entre distintos países e incluso dentro de ellos. Un estudio de 2017 dirigido por el investigador de la Universidad de California en Berkeley (EE.UU.) Solomon Hsiang encontró que las regiones más cálidas del sur de EE. UU. sufrirían desproporcionadamente por las altas emisiones, lo que provocaría un cambio masivo en la riqueza hacia el norte y el oeste, y que acabaría con un aumento de la desigualdad económica del país.

Estas consecuencias económicas altamente variables auguran grandes complicaciones en la política de los países y las regiones que deben colaborar para hacer frente a los peligros que se avecinan.

Energía

  1. Es casi imposible que evitemos que el mundo se caliente 1,5 ˚C

    Dada la vida útil de la infraestructura energética construida hasta la fecha y la que ya está planificada, las emisiones previstas no nos permitirán limitar el aumento de la temperatura, según un estudio publicado en 'Nature'. La única opción sería empezar a cerrar las plantas de carbón y gas natural y dejar de construir

  2. Cómo salvar el agua del cambio climático y las costumbres de la India

    El país está acostumbrado a lidiar con sus malos sistemas hídricos, la corrupción y los vertidos ilegales. Pero la crisis climática aumentará las inundaciones y las sequías, lo que no hará más que agravar sus problemas de agua. ¿Cúál sería la mejor solución para un territorio tan caótico, amplio y diverso?

  3. El cambio climático, el gran olvidado entre los candidatos demócratas

    Los 20 aspirantes a la presidencia del partido no dedicaron ni un 10 % de las cuatro horas de debates a esta cuestión que nos afecta a todos, económica y socialmente. Solo seis de ellos hablaron de abiertamente de este problema, que debería ser su máxima prioridad política