.

Andrew Johnson | Unsplash

Cambio Climático

El plan exprés de la quinta economía del mundo para ser neutra en CO2

1

En 2050, California podría ser capaz de capturar el mismo nivel de carbono que emita con varias tecnologías disponibles actualmente, según una nueva investigación. Aunque algunos expertos dudan de su viabilidad, la clave de la estrategia reside en usar la biomasa residual para producir hidrógeno

  • por James Temple | traducido por Ana Milutinovic
  • 07 Febrero, 2020

Al final de su último mandato en otoño de 2018, el entonces gobernador de California (EE.UU.), Jerry Brown, firmó una orden ejecutiva con un audaz objetivo climático: el estado, que representa la quinta economía más grande del mundo, debería ser neutro en emisiones de carbono para 2045.

Para lograr este ambicioso objetivo, el estado tendrá que eliminar de la atmósfera un nivel de gases de efecto invernadero suficiente para equilibrar cualquier cantidad que sus residentes y empresas sigan emitiendo dentro de 25 años.

Fueron muchos los que cuestionaron si California (o cualquier otra economía importante) realmente sería capaz de dejar de producir los gases de efecto invernadero con las tecnologías actuales. Ahora, en un estudio publicado recientemente, investigadores del Laboratorio Nacional Lawrence Livermore (EE. UU.) afirman que la respuesta es sí. El coautor de la investigación y director de la Iniciativa de Carbono de este laboratorio, Roger Aines, afirma: "Tenemos que hacer mucho desarrollo. Tenemos que ampliarlo todo. Pero no hace falta inventar nada nuevo".

Cree que eso también significa que la mayoría de países y regiones principales podrían convertirse en neutros en carbono con las herramientas de las que disponemos actualmente, aunque los detalles tecnológicos serían diferentes.

A pesar de que sabemos más o menos cómo eliminar las emisiones del sector eléctrico, el gran desafío reside en que todavía hay grandes partes de la economía que carecen de opciones asequibles. Estas partes incluyen la aviación, el transporte marítimo y la producción de cemento. Y, de momento, tampoco sabemos qué hacer con todo el ganado eructa metano.

Por lo tanto, para cumplir con el plazo de 2045, California debería empezar a implementar tecnologías que, a día de hoy, se encuentran en estado embrionario. Entre ellas destacan los sistemas que capturan CO2 atmosférico y los métodos para convertir árboles muertos y otras formas de residuos ricos en carbono en combustibles limpios como el hidrógeno.

El nuevo estudio estima que California tendrá que eliminar al menos 125 millones de toneladas métricas de dióxido de carbono al año hasta 2045. Los autores concluyen que podría conseguirse con una inversión inferior a los 9.000 millones de euros anuales, una cifra cercana al 0,4 % de su PIB.

Reciclar carbono

Alrededor de 25 millones de toneladas de CO2 podrían eliminarse mediante la recuperación de bosques y con un cambio en las prácticas agrícolas de uso del suelo que permitan absorber y almacenar más carbono. Otras 16 millones de toneladas se podrían eliminar con captura directa de aire y su posterior almacenamiento permanente bajo tierra. Pero la mayor parte de la reducción, las 84 millones de toneladas anuales restantes, se generaría mediante biomasa residual, que incluye subproductos agrícolas, desperdicios de alimentos, estiércol, aguas residuales, residuos del aserrado y árboles sacados de los bosques.

El informe detalla que la mayor oportunidad reside en utilizar esta biomasa para crear hidrógeno, un combustible que no emite dióxido de carbono cuando se usa. Dicha producción, conocida como gasificación, requiere un procedimiento de varios pasos que utiliza altas temperaturas en un ambiente con poco oxígeno para descomponer los materiales orgánicos sin una combustión completa. El resultado final es dióxido de carbono que se puede capturar y almacenar, así como hidrógeno que se puede usar para alimentar vehículos especializados y para generar electricidad de forma directa en algunos tipos de turbinas. El hidrógeno, que generalmente se obtiene a partir del gas natural mediante un proceso produce bastante CO2, es muy utilizado en varios procesos industriales.

Desafíos

Pero lo que parece técnicamente factible y lo que somos capaces de hacer de verdad en el mundo real no suele ser lo mismo. El investigador de la Institución Carnegie (EE. UU.) Danny Cullenward advierte de que las tres principales palancas del plan (el uso de la tierra, la captura directa de aire y la producción de hidrógeno a partir de la biomasa) "no están probadas a gran escala". Y añade que el estudio puede estar subestimando el coste de la captura directa del aire y sobrestimando la cantidad de carbono que pueden almacenar los bosques y suelos del estado. Al fin y al cabo, en los últimos años (incluido el período de incendios forestales de 2018) los bosques de California han producido más dióxido de carbono del que han absorbido.

También destaca que para alcanzar la neutralidad en carbono, el estudio da por sentado que California logrará sus objetivos de reducción de emisiones en el sector eléctrico, en el del transporte y en otras industrias que ni siquiera sabemos cómo limpiar todavía. De hecho, según el ritmo actual de reducciones, el estado no conseguirá su objetivo de descarbonización hasta un siglo más tarde de la fecha planteada.

La profesora de la Universidad de California en Los Ángeles (EE. UU.) Holly Buck, especialista en cuestiones de eliminación de carbono, está de acuerdo con las conclusiones generales del informe. Pero afirma que, para lograr su objetivo, el estado tendrá que hacer cambios importantes en su infraestructura, procesos y en su comportamiento para poder recoger y transportar tal cantidad de biorresiduos desde las ciudades y regiones del todo el estado de California. Además, en un estado donde la construcción de grandes proyectos siempre supone una enorme lucha, podría resultar muy complicado lograr que las comunidades apoyen la construcción de todas las plantas, tuberías y sistemas almacenamiento de CO2 previstos.

Aines reconoce que hay grandes obstáculos, y concluye: "Sabemos que costará dinero. Sabemos que requerirá cambios de mentalidad. Pero podemos hacerlo, y ya es hora".

Cambio Climático

  1. Si queremos resistir al cambio climático, debemos reconstruir el mundo

    Líneas de transmisión modernas, alcantarillado adaptado a los nuevos patrones de precipitaciones y diques de contención contra el oleaje son solo algunas de las cosas en las que los países tendrán que invertir para adaptarse a la nueva realidad climática. Y tienen que hacerlo cuanto antes

  2. Confirmado: la gravedad varía según las estaciones y la meteorología

    Nuestro periodista experto en espacio, Neel V. Patel, explica cómo y por qué el campo gravitatorio de la Tierra no sea una esfera uniforme y que además su intensidad vaya cambiando en función de los cambios estacionales y meteorológicos

  3. Por qué plantar árboles no basta para resolver la emergencia climática

    Reforestar el planeta al máximo para capturar un volumen de CO2 que compense nuestras emisiones no es viable por varias razones y podría convertirse en un problema si los árboles mueren. Sin embargo, cada vez más líderes como Trump venden la idea como la gran estrategia contra el calentamiento global