.

Nico Ortega

Cambio Climático

TR10: Trampas para el dióxido de carbono

1

Extraer el CO2 del aire es una de las formas difíciles de lidiar con el cambio climático, pero parece que cada vez es más barato y nos estamos quedando sin opciones

  • por James Temple | traducido por Ana Milutinovic
  • 28 Febrero, 2019

  • ¿Qué? Las formas prácticas y asequibles de capturar el dióxido de carbono del aire pueden absorber el exceso de emisiones de gases de efecto invernadero

  • ¿Por qué? Eliminar el CO2 de la atmósfera podría ser una de las últimas opciones para evitar que el cambio climático sea tan catastrófico

  • ¿Quién? Carbon Engineering, Climeworks, Global Thermostat

  • ¿Cuándo? Entre cinco y diez años

Por mucho que consigamos reducir nuestras emisiones de dióxido de carbono (si es que algún día lo hacemos), el efecto del gas de efecto invernadero puede persistir durante miles de años. Para evitar que las temperaturas a niveles peligrosos, el mundo tendrá que eliminar hasta 1 billón de toneladas del dióxido de carbono de la atmósfera en este siglo, según el IPCC de la ONU.

Pero el verano pasado, el climatólogo de la Universidad de Harvard (EE. UU.) David Keith descubrió que las máquinas podrían hacerlo, en teoría, por menos de 88 euros por tonelada, a través de un método conocido como captura directa de aire. Se trata de un orden de magnitud inferior a cualquier estimación anterior, lo que provocaba que los científicos hubieran descartado la técnica por resultar demasiado cara (ver Pelea de cifras para decidir si capturar carbono del aire es rentable). Aunque también es cierto que faltan muchos años para que las cifras reales se aproximen a los cálculos de Keith.

Una vez capturado el carbono, aún hay que decidir qué hacer con él.

Carbon Engineering, la start-up canadiense cofundada por Keith en 2009, planea expandir su proyecto piloto para aumentar su producción de combustibles sintéticos (ver Canadá empieza a capturar carbono del aire para crear combustible neutro). Para ello planea usar el dióxido de carbono capturado como un ingrediente clave (Bill Gates es uno de los inversores de Carbon Engineering).

Extraer el CO2 del aire es una de las formas difíciles de lidiar con el cambio climático, pero nos estamos quedando sin opciones

La planta de captura de aire directa en Italia de Climeworks producirá metano a partir del dióxido de carbono capturado e hidrógeno, mientras que una segunda planta en Suiza venderá el dióxido de carbono a la industria de refrescos. Global Thermostat terminó de construir su primera fábrica comercial en EE.UU. el año pasado.

Aún así, ya sea para fabricar combustibles sintéticos o en refrescos, el dióxido de carbono volverá otra vez a la atmósfera. El objetivo final es bloquear los gases de efecto invernadero para siempre. Algunos podrían anclarse a productos como fibra de carbono, polímeros u hormigón, pero muchos más tendrán que enterrarse bajo tierra, un enfoque muy caro que ningún modelo de negocios parece apoyar.

De hecho, desde una perspectiva de ingeniería, extraer CO2 del aire es una de las formas más difíciles y costosas de lidiar con el cambio climático. Pero dada la lentitud con la que estamos reduciendo las emisiones, parece que no tenemos mejores opciones (ver "Si queremos gestionar las emisiones, debemos almacenar carbono").

Cambio Climático

  1. El impulso del coronavirus al nacionalismo: una tragedia para el clima

    La pandemia de COVID-19 no solo amenaza la salud de la gente, sino también la economía y la confianza entre naciones. Cuando salgamos de esta, el mundo será más pobre y estará más dividido, un contexto que no hará más que perjudicar a nuestra urgente lucha contra la emergencia climática y el calentamiento global

  2. Ni siquiera el coronavirus podrá evitar el calentamiento global

    Se estima que la parálisis de la economía asociada a la pandemia provocará una reducción global de emisiones del 4 % este año. Aunque la cifra final dependerá de cómo se desarrollen las cosas, para evitar un aumento superior a 1,5 ˚C la disminución debería ser del 6 % anual durante la próxima década

  3. "El 8 de abril recibiré la primera dosis de una vacuna para la COVID-19"

    Hablamos con Ian Haydon, uno de los 45 voluntarios seleccionados para probar el prototipo contra el coronavirus de Moderna Therapeutics. La vacuna, de tipo ARNm, se convierte así en la más rápida de la historia en pasar a pruebas en humanos