.

Cambio Climático

La mejor profesión para reciclar a los desempleados es la programación

1

La industria del carbón está cayendo en picado y será necesario reubicar a sus trabajadores. El sector solar es un buen candidato, pero la demanda de programadores es la más constante

  • por Michael Reilly | traducido por Diego Soto de Lucas
  • 19 Agosto, 2016

Durante los próximos 15 años, la industria solar de EEUU podría "absorber rápidamente" todos los despidos que dejará la menguante industria del carbón.

Esto es lo que sostiene un nuevo estudio realizado por el investigador de la Universidad Técnica de Míchigan Joshua Pearce y sus compañeros. La industria solar ya da trabajo a 50.000 personas más que la extracción de carbón y su generación de energía (200.000 puestos en el sector frente a los 150.000 en el del carbón), y ambos sectores van hacia direcciones opuestas. Según el estudio, esto generará muchas oportunidades para los trabajadores del carbón, que podrán encontrar un nuevo empleo en la energía solar.

El equipo de Pearce quería saber cuánto costaría reciclar los trabajadores del carbón en el sector solar. Incluyeron a todo el mundo, desde los conserjes de las centrales de carbón (quienes supuestamente podrían formarse para desempeñar puestos de montaje en las centrales solares), pasando por mineros, hasta los ingenieros estructurales. Dado el coste de los programas de formación, que abarcan desde un único curso hasta una titulación de cuatro años, el equipo calcula que la suma total podría encontrarse entre los 160 millones de euros y 1.600 millones de euros.


Crédito: David McNew | Getty.

Parece un precio bastante asequible por reciclar tanta mano de obra. Como parte de su plan Power+, el presidente Obama ya puso unos 67 millones de euros sobre la mesa para reciclar a los trabajadores del carbón. Y la Red de Formación Solar tiene como objetivo formar a 75.000 personas para que realicen trabajos solares en 2020, aunque esto no se limita a programas de reciclaje o a ayudar a los trabajadores del carbón específicamente.

Pero reciclar trabajadores para las nuevas industrias puede resultar más difícil de lo que parece. Tal como escribimos en una publicación reciente:

Un estudio del Departamento de Trabajo de EEUU de 2008 que analizaba los programas de reciclaje para 160.000 trabajadores desempleados de 12 estados, concluye: "Es posible que los beneficios a largo plazo sean pequeños o inexistentes". Un estudio más reciente del Proyecto Hamilton halló que para que los programas de reciclaje tengan éxito, deberían estar orientados a aquellos trabajadores que pudiesen beneficiarse más. Por lo general, esto se refiere a los trabajadores jóvenes con ciertos estudios superiores, que estén motivados para finalizar dicha formación y que estén dispuestos a desplazarse hasta zonas donde haya más oportunidades laborales. Muchos de los mineros sin trabajo de Appalachia (EEUU) no cumplen estos requisitos.

Y tal como señala este análisis de Vox, la mayor parte de la industria solar de EEUU está concentrada en California, lejos de donde viven la mayoría de los trabajadores del carbón. Las empresas solares se muestran reacias a asumir estos riesgos y desplazar sus negocios a Appalachia, y por otra parte, la población no migra en masa a cualquier lugar donde haya trabajo.

También existen otros problemas. En algunas partes de EEUU, por ejemplo, ya hay un exceso de energía solar. Cuanta más energía solar hay (o eólica, o cualquier otro tipo de energía renovable), menos vale la unidad de energía. Esto supone un problema económico que pone un límite al crecimiento de la industria solar, a menos que las líneas de transmisión se actualicen para que se pueda enviar energía a donde más se necesite.

Lógicamente, no todos los trabajadores del carbón deben permanecer en la industria energética. Existen otras muchas industrias en expansión que anhelan trabajadores formados y experimentados. Ya se están destinando millones de euros a la formación de antiguos trabajadores del carbón, para convertirlos en programadores informáticos. Y al contrario que la energía solar, que siempre deberá luchar contra otros tipos de energía para ganar una cuota de mercado, la demanda de programadores parece que seguirá constante durante mucho tiempo.

(Para saber más: Harvard Business Review en español, Vox, BackchannelMigrar o reciclarse, las dos tristes opciones contra el paro del cambio climatico)

Cambio Climático

  1. La cruzada para erradicar las emisiones de la industria alimentaria global

    Tras crear uno de los restaurantes más sostenibles del mundo, Anthony Myint y Karen Leibowitz empezaron a pensar a lo grande. Así nació Zero Foodprint, una iniciativa para implementar su enfoque basado en la agricultura regenerativa y la captura de carbono en todos los rincones del sector, desde las granjas hasta la mesa de los clientes

  2. Refugiados del cambio climático: historia de la mayor migración de Asia

    Los habitantes del bosque de manglares Sundarbans, entre la India y Bangladesh, han sufrido 15 grandes ciclones en los últimos años, que han acabado con la vida de casi 4.000 personas. Ante la indiferencia de sus gobiernos, los que asumen que deben marcharse encuentran la misma miseria que los que se quedan

  3. Por qué el desplome de las emisiones de EE. UU. es una mala noticia

    Su producción de gases de efecto invernadero en 2020 va camino de ser un 9 % más baja que en 2019. El fenómeno sería positivo de no ser porque se debe principalmente a la pandemia de coronavirus y a la recesión económica, en lugar de a acciones dirigidas a mitigar la emergencia climática a largo plazo